jueves, 17 de diciembre de 2009

Un narco muy religioso


Arturo Beltrán Leyva uno de los narcos mas buscados murió rodeado de objetos religiosos además de los miles de dólares, artículos de lujo y armas.

El narcotraficante tenía estampas religiosas, escapularios y bolsas de santería dentro de su pantalón.

Su fe no se limitaba al catolicismo, también le apostaba a la santería, según las evidencias halladas en el escenario de su muerte.

También leía la Biblia, ya que fue hallada una en un buró la recámara principal.
Tenía una imagen de la Virgen de Guadalupe.

Tenía todo el kit religioso, creía tener protección "divina" para hacer el mal a la sociedad. Típica conducta de un narcotraficante.

Uno de sus sicarios el cual prefirió matarse a ser capturado, tenía un rosario en el cuello.

En meses pasados Felipe Calderón declaró que los jóvenes caían en las drogas por la falta de fe.

Aquí se demuestra que es una falacia sus afirmaciones.
La fe no exime a nadie de caer en las drogas ni de cometer ilegalidades.
Eso es cuestión de principios y de fuerza de voluntad.

12 comentarios:

Micael arellano dijo...

La fe es una patraña,no se necesita que "dios" exista para ser una buena persona,no se necesita creer en nada religioso para buscar justicia...un abrazo

Bayo dijo...

Hola Minerva:

Me encantan las reflexiones que haces; en este caso, relacionando dos noticias que cualquier persona debería poder relacionar, pero que muy pocos logran hacerlo. Espero que mucha gente te lea.

Saludos.

Bayo

Señor de Xibalba dijo...

Buena entrada, la relación entre creencias y delicuencia es bastante alta.

Saludos

Jack Rational dijo...

La religión católica es una gran ayuda para los delincuentes, ya que les permite limpiar su conciencia en la misa del Domingo, y quedar listos para seguir haciendo daño la semana siguiente.

Saludos Minerva!

Minerva dijo...

Bayo, gracias por sus comentarios.
Un abrazo

Micael de acuerdo contigo, conozco gente atea que es honesta a carta cabal y gente muy religiosa que dan escalofríos. Un abrazo.

Señor de Xibalba, asi es ésta relación es típica entre éste gremio, basta con recordar a los Arellano que eran asistidos siempre por un sacerdote. Que horror pero fué real.
Un abrazo.

Jack, se sienten con permiso divino para delinquir y hacer tanto daño a la sociedad, pero es tolerado por el mismo clero. Creo que los diezmos han de ser cuantiosos.
Un abrazo.

Äriastóteles Lumínico dijo...

¡Muy acertados todos vosotros!

Si bien creo que el virus de la fe puede aparecer en el caldo de cultivo de la desesparación de un hombre de bien.

¡Salud, paz y alegría!

Minerva dijo...

Hola Äristóteles, conozco mucha gente creyente muy bien intencionada.
Lástima que los malandros la confundan y se amparen en ella para delinquir, esperando el perdón y la protección divina.
Un abrazo y salud, paz y alegría.

La Mujer de Púrpura dijo...

Muy buena publicacion, merece ser mas difundida, saludos amiga.

Minerva dijo...

Hola Mujer de Púrpura, gracias por tu comentario, un saludo fraternal.

Anónimo dijo...

hubo un tiempo en que en la fe cristiana se excomulgaba al más puro estilo del judaísmo, a los que, diciendose "hermanos" cometieran ese tipo de crimenes de manera contumás. Me refiero a los 150 o 200 primeros años del cristianismo. Por ejemplo, se han encontrado actas de una veintena de sinodos que ordenaban la expulsión de todo cristiano que tomara las armas o hiciera el servicio militar, pues en ese tiempo el pacifismo era ley entre los cristianos. Esa "expulsión" significaba una marginación real y contundente de la comunidad cristiana, pues ni siquiera se volvía a saludar al infractor ni se le dirigía la palabra. Lamentablemente, con el tiempo la fe cristiana se prostituyó en busca de acomodarse al poder temporal, reservando esta práctica solo para suprimir la disidencia doctrinal, y así traicionó esta costumbre que, según las Escrituras era un mandato apostólico irrenunciable (1 Corintios cap. 5). ¡Mis felicitaciones a las religiones que siguen esta costumbre y no toleran el mal en sus comunidades!

Minerva dijo...

Hola Anónimo
Gracias por tu comentario.
Creo que no hay religión pobre.
¿Habrá alguna?
Principalmente la católica que ha tolerado a tanto persona de dudosa reputación.
Se denigran a si mismos, a veces pienso que ellos usan solo la religión para vivir holgadamente sin trabajar ni esforzarse en la vida.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Hola Minerva, excelente Blog, es la primera vez que lo leo. Efectivamente no hay religion pobre y menos la catolica, solo con visitar el vaticano podemos darnos cuenta donde esta el dinero, despues realizare comentarios mas en forma porque hay mucha informacion aqui que me gusta mucho y quiero seguir visitando este blog, mi nombre es Alejandro. hace un rato lei el ''debate'' en el tema del mito guadalupano con un tal RSP o RSP, y definitivamente coincido con la frase de Sagan '' no se puede convencer a un creyente de nadam por que sus creencias no estan basadas en evidencia, sino en una enraizada necesidad de creer''. saludos!!!!